Translate

jueves, 21 de septiembre de 2017

Sin Comentarios...

Portada de la revista Shera Sport del día 22/09/2017

Yeray está curado y listo para regresar

Artículo publicado por A. Aramendia en el diario Deia el 21/809/2017

El central recibirá el alta médica en los próximos días y volverá al grupo de forma progresiva


Imagen que la novia de Yeray publicó ayer en su cuenta de Instagram.

Minutos después de caer por enésima vez ante el Atlético de Madrid, la familia rojiblanca esbozó una sonrisa generalizada. La derrota ante el conjunto colchonero quedó en un segundo plano tras conocer que Yeray Álvarez está curado. Una buena noticia que corrió como la pólvora. La primera en confirmar la mejora del estado de salud del central de Barakaldo fue su pareja, que en su cuenta de Instragram publicó una fotografía con el rojiblanco con un mensaje bien claro: “Yeray está curado!! Esa es nuestra buena noticia”. Una realidad que el club confirmó poco después mediante un comunicado en la página web oficial. El Athletic aseguró que el jugador ha finalizado la fase de tratamiento prevista el pasado mes de junio para atajar su enfermedad. “En los próximos días recibirá el alta médica y comenzará la fase de incorporación progresiva al equipo, al mismo tiempo que se planificará su programa de vigilancia activa”, apostilló el conjunto bilbaino.

Yeray ha sido sometido en los últimos tres meses a un tratamiento de quimioterapia tras serle detectada el pasado 12 de junio, mientras estaba concentrado con la selección española sub’21, una anomalía en el último control de vigilancia del cáncer testicular del que fue operado en diciembre. Su entrenador, José Ángel Ziganda, fue cuestionado sobre Yeray en la rueda de prensa posterior a la derrota ante el Atlético. Kuko no pudo ocultar su alegría: “No es comparativo con nada con lo de Yeray, si se confirma que está plenamente recuperado, lo demás se acaba. Estamos muy contentos si se confirma que el tratamiento ha surtido el efecto que se esperaba”.

La alegría de sus compañeros

Igual de contento se mostró Mikel San José. “Es una noticia muy feliz para todos, lo mejor del día sin duda. Está por encima de cualquier partido de fútbol”, destacó el centrocampista navarro, que dejó en un segundo plano la derrota cosechada minutos antes. Igual que Raúl García, autor del único gol que firmó anoche el Athletic: “Ojalá quedemos últimos y Yeray esté bien, lo digo así de claro, porque la salud es lo más importante. Nos está dando a todos una lección de fuerza y energía”.

Habrá que esperar a ver cómo es la vuelta al grupo de Yeray, que durante su convalecencia se ha convertido en un asiduo de las instalaciones de Lezama durante todo el verano. El defensa ha compaginado la quimioterapia con trabajo físico individualizado.

Estilo e identidad

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 20//09/2017


La primera derrota oficial de la temporada encajada en Las Palmas deja un mal sabor de boca y ciertas dudas. No por la derrota en sí, ya que entra dentro de las posibilidades, esto es deporte, el momento de cada partido y el rival también juegan. De nuevo, al Athletic se le vio sin continuidad ni fluidez en el juego, a la vez que espeso a la hora de construir y finalizar.

Con uno de los medios centros metido entre los centrales para dar salida al balón, y el otro muy solo en la zona central, se necesitan jugadores entre lineas que generen movilidad y sean el nexo de unión entre el centro del campo y la delantera. La movilidad provoca dudas en el rival, si hay cambio de marcas, o espacios, si deciden marcar al hombre. Estos jugadores podrán dar continuidad al juego y opciones para progresar, a través de ellos o de los espacios que vayan abriendo.

Si este perfil de futbolistas y de juego no están sobre el campo, no queda más remedio que jugar más directo, saltándote esa linea de creación previa antes de la finalización. todas las opciones son válidas: esto es fútbol profesional y al final se trata de sacar los partidos adelante.

Pero todo ello no quita para que el equipo tenga un perfil definido, y, aunque las rotaciones por acumulación de partidos sean necesarias, haya jugadores que marquen el estilo y el equipo tenga una identidad. Estilo e identidad deben de ir de la mano aunque a veces cambies el di ujo, y de alguna manera deben permitir a los jugadores reconocerse en ellos. La identidad no se cimienta sobre la urgencia y seguro que el cuerpo técnico está trabajando sobre ello.

Si hay un equipo que sabe bien a lo que juega es el rival de hoy, el Atlético de Madrid: Su estilo e identidad están muy definidos: ordenados, lineas muy juntas, contundentes y fuertes físicamente. Es de los conjuntos que no tiene un juego vistoso, ni busca generar fútbol entre lineas. De hecho, ni siquiera ficha ese perfil de jugadores. Pero el compromiso de todos con el estilo que practican les da una identidad que esta fuera de toda duda.

Con este partido, el Athletic inicia una serie de encuentros en esta primera vuelta en casa que le van a situar por lo que va a pelear esta temporada. Después del Atlético de Madrid, pasaran por San Mamés Sevilla, Barça, Villarreal, Real Madrid, para finalizar con dos derbis, Real Sociedad y Alavés.

No me cabe duda de que todos estos equipos, excepto el Alavés, que no ha comenzado bien, van a pelear por ocupar los puestos europeos al final de la temporada. Dependiendo de que resultados obtenga frente a ellos, sabremos dónde se sitúa el Athletic.

Resumen Jor. 5ª: Athletic Club - Atlético de Madrid

Fuente: www.athletic-club.eus


Biografías: Fidel Uriarte, el penúltimo pichichi

Publicado por Jon Rivas en el diario El Mundo el 22/03/2016

Soy de Urbinaga, un barrio de Sestao cercano a Barakaldo. Luego fui a vivir al centro a los cuatro años. Estudié en el colegio de los Hermanos de La Salle en mi pueblo. Como no tenían Bachillerato allí, pasé al Patronato. No era brillante pero tampoco me cateaban. Tenía tiempo para todo. En mi vida sólo he jugado a fútbol y a pelota a mano, y ahora, ya de mayor, al paddle. Al fútbol jugábamos en cualquier sitio, en la plaza de Urbinaga, en los descampados... Todos los chavales. Estábamos todo el día en la calle.
Cuando tenía cinco o seis años, San Mamés para mí era como si estuviera en Japón. No fui a Bilbao hasta los ocho años. Urbinaga era un barrio muy peculiar. No nos movíamos mucho. Sobre todo íbamos a la campa de Lasesarre a jugar partidos y los de Barakaldo venían a la campa del Carmen. Siempre terminábamos a hostias, a pedradas, a insultos. Con ocho años veía los partidos del Sestao en Las Llanas, también iba a ver al Barakaldo. Para ir a ver al Athletic no teníamos tela. Hacíamos torneos en La Arboleda, en Ortuella, en el Valle... De allí salí yo, a los trece años.El Athletic montó un campeonato entre los chavales no federados de Bizkaia para formar el primer juvenil del Athletic. Formamos un equipo con la cuadrilla que se llamaba Los Boinas y llegamos a semifinales en las que nos eliminó un equipo de Erandio. Nos veía jugar Julio Lamana y de ese torneo nos llevaron a cuarenta o cincuenta chavales a hacer una selección en el campo de Mallona.
Poco a poco se hizo la selección y nos llevaron a San Mamés.Algunos llevaban botas, pero yo jugaba con albarcas. No llegué a fichar por el Sestao pero estuve entrenándome con ellos y allí me probé las primeras botas con tacos de cuero, pero yo no tenía.Jugué mi primer partido en San Mamés con albarcas. Tal como eran las botas de entonces las prefería.
Jugábamos unos partidillos a lo ancho y estuvo viéndonos Martim de Francisco, el entrenador brasileño del Athletic. Quedamos unos veinte chavales. Yo no podía jugar porque tenía catorce años y sólo disputaba amistosos. Al año siguiente empezamos a competir en la Liga de juveniles de Bizkaia y no hicimos nada porque éramos muy jóvenes, pero dos temporadas más tarde quedamos campeones de España en el Camp Nou. Yo ya había empezado a jugar en Primera División.
Con 16 años había sido internacional juvenil. Para jugar en Primera a esa edad te exigían haber jugado diez partidos con la selección y luego te hacían un reconocimiento médico en Madrid. Fui con Txutxi Aranguren a hacer la prueba. El Athletic jugaba en Málaga y me dijeron que esperara. Me pasé cuatro días comiendo bocadillos de calamares. Me avisó el gerente para que fuese al aeropuerto.El equipo iba de Bilbao a Madrid en autobús y luego a Málaga en avión. Me uní a la expedición y yo ya me había entrenado con el primer equipo en la pretemporada.
Llegamos a Málaga y Zubieta, el entrenador, que había jugado muchos años en Argentina, el día del partido va y me dice en el desayuno: «¿A vos, pibe, le gustaría debutar?», y yo, que siempre he sido valiente para eso le contesté: «Si hace falta, con alpargatas». Era el 23 de septiembre de 1962. Entonces el mister me explicó: «Va a jugar con Mauri, en el medio campo».Entonces me empecé a preocupar un poco: «¿No sería mejor que juegue un poquito mas adelante?». Me dijo: «No se preocupe».Yo, por jugar, donde hiciera falta. Ese día perdimos dos a cero y también debutó Iribar porque se lesionó Carmelo. Desde entonces fui titular. En San Mamés jugué el primer partido contra el Elche.Me pegué una paliza. El último cuarto de hora me daban calambres hasta en el trasero. A mí me gustaba jugar de media punta sin tener demasiadas obligaciones defensivas, así que mis compañeros de entonces me dicen que les he quitado media vida, por tener que tapar mis huecos, pero ¡coño! si estoy a meter goles no podía bajar abajo a defender. Cuando jugaba Clemente un poco atrás yo andaba más suelto porque él robaba muchos balones y yo me preocupaba menos de defender y disfrutaba.
En la primera final que perdí en el Bernabéu, el Zaragoza nos pegó una pasada. Se nos habían lesionado tres defensas titulares.Ellos tenían un equipazo. Nos podían haber hecho una goleada si no llega a ser por el Txopo. Luego perdí otra con el Valencia y gané la del Elche y la del Castellón. Es una gran satisfacción.
Con la Liga no pudimos, pero estuvimos a un paso.Teníamos que sacar un punto en dos salidas, a San Sebastián y a Valencia. En Atocha nos expulsaron a Arieta y a Rojo y en Mestalla jugamos a nada. Ellos sacaron un equipo joven y preferían que ganáramos nosotros la Liga antes que el Atlético de Madrid, pero perdimos aquel partido y de nada nos sirvió ganar después al Celta en San Mamés. En aquel momento fue frustrante, y no fue por nadie, sino por nosotros.
En Córdoba siempre había follón. Un año se apagó la luz y nos pegaron. También era muy desagradable jugar en el viejo Altabix, en Elche. Eran campos duros, botaba el balón para todos los lados, horroroso. Pero luego venían a Bilbao y les goleábamos, pero nosotros no íbamos motivados a esos campos.
Poco después de debutar jugué en el Bernabéu. Me impresionó.Jugaba en la zona de Di Stéfano. No me conocía de nada y me decía: «¿vos quién sos, pibe?». Se acercaba de nuevo y comentaba: «Pibe, si vos no os preocupás de mí yo no me preocupo de vos» como diciendo que cada uno a su aire. Luego me llegaba el balón a mí y él se iba para otro lado. Pero a falta de veinte minutos me coge la espalda y pim, pum, mete gol. Le digo: «¡joder!», y contesta, «seguimos bien, seguimos bien. Si vos vas para arriba yo no te sigo». Sentí que me tomaba el pelo, pero no me marcaba y jugué un gran partido. Al día siguiente el Marca titulaba «Uriarte, la perla del Athletic». Alfredo, al acabar, me decía, «vos serás un gran jugador». Era un fenómeno.



Yo no tenía miedo a ningún defensa. Era bastante valiente y tenía casta, aunque en cualquier sitio te pueden dar una patada. Los del Atlético de Madrid eran los peores.
Estuve en el Athletic hasta 1974. Me sorprendió que me dieran la baja. Tenía 29 años y en esa época ya era mucho. Quizás fue bueno aunque al principio me fastidió, más por las formas. Me lo dijeron dos días antes de que se acabara el contrato. Me ayudaron a buscar equipo. Se interesaron la Real y el Malaga. Llegué a un acuerdo con el club para que no me dieran la carta de libertad sino que lo hicieran como si fuera un traspaso. El Málaga ofreció cinco millones, que me los dieron a mí. Me llamó el gerente y me preguntó: «¿Tú cuanto pides?». Le contesté que tres millones por una temporada. Me llaman al día siguiente y me dicen: «Aceptamos tres millones, pero tiene que ser por tres años». Así que en tres temporadas gané más que en doce años en el Athletic.
Vivía en Torremolinos, en un aparthotel en la urbanización Aloha, propiedad del Banco de Bilbao. Allí también vivía el mister, Milorad Pavic, que me había entrenado en el Athletic. Ibamos a cenar con las mujeres y un día le dije que ya no tenía la misma velocidad de antes y que prefería jugar de libre. «No me atrevó», decía, porque el que jugaba era un malagueño. «Pero si tiene 36 años y está para el arrastre...», así que me puso. Yo salía con la pelota jugada y allí les gustaba mucho. Yo era uno de los capos junto con Orozco y Migueli. Me trataron sensacional.Fue una buena época aunque la última ficha tardé en cobrarla ocho meses. Me llamaron otros equipos pero con 32 años preferí retirarme. He tenido suerte. Todos mis compañeros en el Athletic y el Málaga son todavía mis amigos.
La época de entrenador no fue tan buena. Con los chavales sí, pero con profesionales lo dejé porque yo tengo muy mala leche y al final me iba a liar a tortas con alguno. Estuve ocho años en Lezama, pero en Villarreal con un montón de extranjeros es diferente. Había muchos corrillos pese a que el presidente me echó un cable. Para la prensa era todo malo y cuando perdíamos yo era «el entrenador vasco», cuando ganábamos no.
Al final me echaron. Estábamos en la mitad de la tabla pero en un partido con el Levante nos fuimos al descanso 0-5. Yo estaba cabreado del domingo anterior, Ganábamos 0-2 y nos dejamos empatar.¿Me quereis echar?, les dije. Acabamos 1-7. No hice ningún cambio. Al final estaba en la antesala del vestuario, ví venir al presidente y al gerente y les dije: no hace falta que me echeis, que me marcho yo solito. Me pagaron todo.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Los automatismos del Athletic

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 16//09/2017


Después del empate en Berlín el Athletic acumula ya cinco partidos consecutivos sin encajar un gol, lo que es una gran noticia. El equipo se está mostrando compacto. No se complica a la hora de sacar el balón y no muestra reparos en jugar en largo o alejar rápidamente el esférico de su área, aún estando muchas veces solo quien despeja o algún compañero y con posibilidad de construir una jugada.

Todo esto nos lleva a hablar de un Athletic práctico, que intenta minimizar los errores, con la confianza de que arriba sabrá aprovechar alguna oportunidad para sacar el partido adelante.

En estos cinco encuentros con balance positivo de resultados, solo en uno ha podido marcar dos goles, el del Girona. Ha firmado dos empates a cero, Getafe y Hertha de Berlín, y ha logrado dos victorias por la mínima, Panathinaikos y Eibar, a los que sólo necesitó marcar un tanto para derrotarles. En definitiva, cero goles en contra, un gran dato, pero también solo cuatro a favor.

Los cambios en la alineaciones han sido constantes, lo que resulta positivo para mantener activa y disponible a toda la plantilla. Pero esta dinámica de relevos complica la generación de automatismos en el equipo.

-¿Con quién y a qué jugamos hoy?

No es lo mismo jugar en banda con jugadores abiertos y que den amplitud al campo, que hacerlo con futbolistas que se metan por dentro entre líneas. No es lo mismo alinear arriba a dos hombres más estáticos y potentes en los balones aéreos que jugar con dos cuyas virtudes sean en uno la velocidad y en otro el juego en corto.

Y tampoco es igual disponer de dos pivotes en el centro del campo de perfil estático y con menos salida del balón que tener uno o los dos con movilidad y que se ofrecen más en la construcción del juego.

Todas estas versiones, y quizá alguna más, ha tenido el Athletic en estos encuentros. El equipo precisa tiempo para aprender a resintonizarse y saber con quién y a qué juega en cada partido. Afortunadamente, el conjunto rojiblanco posee diversas alternativas. Pero si cambias mucho de estilo y características de los futbolistas en los mismos puestos, el equipo requiere de un periodo de asimilación a cada variante. Y ahí es donde creo que estamos ahora.

Como casi siempre, podemos ver la botella medio llena: buenos resultados, equipo compacto y buen funcionamiento defensivo. O medio vacía: poco fútbol, pocas ocasiones y pocos goles a favor. Hay que ser positivos y confiar en el potencial de la plantilla,porque todas estas alternativas darán sus frutos.

Iker Undabarrena

Quiero aprovechar para mandar un mensaje de ánimo a Iker Undabarrena. Ha sido un golpe muy duro su nueva lesión en una rodilla, y más después de recuperarse con éxito de la misma dolencia en la otra.

Iker estaba en un gran momento. Conozco a este jugador desde la categoría de alevines, cuando tuve la suerte de poder trabajar y entrenar con la generación del 95 en Lezama. Apenas tenía 11 o 12 años. Su sueño de llegar y asentarse en el primer equipo rojiblanco le está costando más por estas inoportunas lesiones. Ánimo Iker, volverás más fuerte.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Fondo de armario

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 08//09/2017


Desde el partido que enfrenta al Athletic con el Girona hasta el último antes del próximo parón por compromisos de la selección, donde los rojiblancos visitarán al Valencia, hay tres semanas repletas de encuentros, siete en total: Athletic - Girona (10 sep.), Hertha Berlin - Athletic (14 sep.), Las Palmas - Athletic (17 sep.), Athletic - At. Madrid (20 sep.), Málaga - Athletic (23 sep.), Athletic - Zorya Luhansk (28 sep.) y Valencia - Athletic (1 oct.).

En tan solo 6 duelos oficiales hasta ahora Ziganda ya ha utilizado a 22 jugadores: Kepa, Herrerín, Bóveda, Saborit, Laporte, San José, Beñat, Muniain, Williams, Susaeta, Lejue, Etxeita, Rico, De Marcos, Sabin, Aduriz, Vesga, Raúl García, Aketxe, Balenziaga, Cordoba y Nuñez. Solo hay 3 que por diferentes motivos no han participado: Yeray, Iturraspe y Kike Sola.

En tan poco tiempo el mensaje del entrenador está siendo muy claro: prácticamente todos van a tener oportunidades. En los siete próximos encuentros vamos a comprobar quién da un paso adelante y quiere entrar en esta rueda o quién desaprovecha esta gran oportunidad y deja pasar el tren.

Portería

Aquí las cosas están claras. Kepa en Liga, y, de momento, Iago en Europa League. Los dos ofrecen garantías, las rotaciones les vendrán bien para que se sientan importantes y también para que no se duerman y tener siempre a los dos en condiciones de jugar en cualquier momento.

Defensa

A la espera de la recuperación de Yeray (qué ganas tenemos todos de que vuelva), a Ziganda no le ha temblado el pulso a la hora de dar minutos a un debutante como Unai Núñez. Esta es la filosofía del Athletic: cuando se necesita un jugador para el primer equipo en un puesto determinado, tiene que estar preparado. El portugalujo, jarrillero como yo, está aprovechando su oportunidad con nota, algo que incluso le ha llevado a jugar ya con la sub'21, y muy bien, por cierto. Con Laporte como jefe y a través del que gira toda la defensa, el resto que ha participado lo ha hecho con criterio. Antes era difícil contemplar una defensa diferente a De Marcos, Yeray, Laporte y Balenziaga, por lo visto hasta ahora, solo Laporte parece inamovible.

Creo que es el año en el que sobre todo Lekue tiene que dar un paso al frente. Con varios años ya en el primer equipo, su experiencia y sus incuestionables cualidades vistas hasta ahora son un arma que el Athletic necesita. Aunque puede jugar en otras posiciones y hacerlo bien también, la sombra de Capa, otro portugalujo, fichado para la temporada que viene, poco a poco se irá asomando. Lo difícil no es llegar, lo complicado es hacerse un hueco en el equipo titular con asiduidad, ser importante y mantener una regularidad; Y Lekue está en ese punto.

Centro del campo

Posiblemente hasta ahora la linea más irregular. El Athletic es un equipo que en los últimos años se ha acostumbrado a dominar en esta parcela y hemos disfrutado en distintos momentos con San José, Beñat, Iturraspe, y Mikel Rico. De momento no han encontrado su mejor forma física, algo fundamental para imponerse a los contrarios en esta zona. La aparición de Vesga es una gran alternativa, su cesión al Sporting le vino muy bien. Noté muy ilusionado a Iturraspe el otro día en la inauguración del Museo. Seria una gran noticia que pueda volver a alcanzar su mejor nivel.

Delantera

Parece difícil que los dos jugadores que en los últimos años han llevado el peso ofensivo del equipo, Raúl García y Aduriz, aguanten al mismo ritmo que las anteriores campañas. Ojalá me equivoque, pero creo que este año van a tener que entrar en más rotaciones que hasta ahora si no queremos que sufran, sobre todo, problemas musculares. Por este motivo, tiene que ser el año en que otros vayan asumiendo poco a poco ese papel, y todos los focos apuntan a Muniain y Williams.

Pero este paso al frente no solo tiene que suponer ofrecerse entre lineas y al espacio, algo que estan haciendo a un gran nivel. El equipo necesita jugadores con hambre de gol, y los dos están capacitados para ayudar al equipo en esta faceta. Si consiguen mejorar sus cifras goleadoras, su nivel futbolistico subiría a niveles muy muy altos. Afortunadamente, Córdoba es otra de las apariciones positivas en este inicio. Ha llegado para quedarse, quiere el puesto y le ofrece al entrenador la posibilidad de centrar o dar descanso a Muniain y tener un especialista en banda que de más amplitud al juego.

En un artículo anterior comenté que entre las diferencias que apreciaba en Valverde y Ziganda estaba que 'Cuco' es más impulsivo, más pasional en el banquillo, e incluso más cercano al jugador. Por lo visto hasta ahora, encontramos otra diferencia: Ziganda quiere contar con más jugadores de la plantilla, o por lo menos les va a dar la oportunidad de subirse al tren de las rotaciones. Otra cuestión es quién la aproveche. Valverde era partidario de dar muchos más minutos a 13-14 jugadores. Ziganda busca y quiere fondo de armario.

Resumen Jor. 3ª: Athletic Club - Girona FC

Fuente: www.athletic-club.eus