Translate

lunes, 20 de noviembre de 2017

Iribar: "La gente me dice que disfrutó viéndome jugar"

Entrevista publicada por Alfonso Herrán en www.as.com el 19/11/2017

El legendario exguardameta del Athletic fue campeón de Europa con España, marcó una era y recibirá uno de los Premios As por su cincuenta aniversario.


José Ángel Iribar abre el telón de los Premios 50 Aniversario As, por la década de 1967-77, en la que batió el récord de partidos internacionales con España que tenía Ricardo Zamora (46).

Con tantos galardones, ¿recibir uno más le ilusiona?

¡Sí! Me ha hecho mucha ilusión que me den este premio a toda una década. Lo primero que quiero hacer es felicitar a As, porque es su 50 aniversario y le deseo que cumpla muchos años más. Deseo agradecer públicamente a los que han hecho posible que esto se haya producido.

Todo arrancó en la playa de Zarautz. Aquel crío que ayudaba en las tareas de casa, soñaba con llegar a Primera mientras le daba al balón en la arena por las tardes…

¡Qué va! No tenía tanta aspiración, no pensaba en llegar tan lejos. Mi ilusión era jugar en el equipo de mi pueblo.

¿De verdad que de niño nunca pensó en alcanzar la cúspide?

Eso siempre está ahí, pero lo inmediato era otra cosa. Mirabas en el NO-DO partidos y selecciones, imágenes de los famosos, de Yashin jugando en Wembley… y piensas en parecerte a ellos.

Y fichó por el Athletic. ¿Cómo fue su primer día en ese vestuario?

Aquel día de la presentación que hacíamos en San Mamés tuve que pagar la novatada. Vas sigiloso, por si acaso. Coincidí en la puerta con Iñaki Sáez; ya le conocía porque solía venir a Zarautz, ya que tenía unos primos y jugaba por allí. Allá fuimos juntos los dos nuevos. Entras como despistado y no te dicen ni hola, Alguien entonces te ordena: ‘Vístete en esa percha, que es la tuya’. No sabes ni quién es pero notas algo extraño. No sabías dónde ponerte y te desvistes. En estas llega Eneko Arieta, el dueño desde hacía muchos años: ‘¿Quién eres, chaval, ese es mi sitio, solo faltaba que venga un novato como tú y me lo quite’. Ja, ja, ja. Eso me marcó. Agachas la cabeza, coges la ropa y buscas otro lugar entre las carcajadas y la complicidad de los demás. ¿Y dónde me pongo yo ahora? A ver aquí si hay suerte…. Luego nosotros las hemos hecho igual. Eso era común en muchos equipos. Son clásicas, es bueno para cualquier vestuario.

Debutó como león en Málaga.

Sí, por la lesión de Carmelo. Hizo un desvío y se pegó contra el poste izquierdo faltando 25 minutos. Le suplí porque estaba conmocionado. Por entonces la única sustitución que se podía hacer era la del portero. En el banquillo estaba yo solo junto con los entrenadores. Un debut siempre va unido a los clásicos nervios, pero en esos 25 minutos mantuvimos la puerta a cero.

Luego lo gordo vino con el estreno en San Mames, ante el Madrid de Bernabéu, aunque Gento estaba lesionado.

Sí, jugó Manolín Bueno en su lugar…

…al que le pitaron un penalti escandaloso a favor….

¡Escandaloso es poco!

Cuente, cuente.

Fue la anécdota. Ya antes había debutado contra el Betis, pero era fuera. Era en San Mamés, en efecto, contra el Madrid, de los últimos partidos de aquella temporada. ¡Jugar contra aquel Madrid! Vino toda la familia y amigos. Di Stéfano, Puskas, que marcó el penalti... Había sido fuera del área y cayeron almohadillas. Nos tiramos un rato recogiéndolas, viendo si era posible que lo lanzase o no. Le dije: ‘Tíralo fuera que no salimos de aquí...’. Lo marcó, claro. Me miró y me contestó: ‘Ayyyyy chaval, lo que te queda por aprender’.

Llegó para ‘jubilar’ a un ídolo como Carmelo.

Lo conocí antes, en Zarautz. Desde el balcón de mi casa le veía sentado con su mujer en la cafetería Otamendi. Lo reconocí y no me atrevía a decirle nada. Cuando fiché por el Athletic fue muy emocionante, tenerle ahí cerca a otro de mis ídolos...

Poco a poco empezó a enamorar a la grada. Hasta le perdonaban fallos clamorosos.

Sí, ya sé lo que me vas a decir.

Pues eso. Las cesiones a los porteros en San Mamés estaban muy mal vistas.

Sí, un pecado.

Y en un campo embarrado contra el Madrid, Txutxi Aranguren le pasó un balón que se le coló entre las piernas. Una cantada que le encasquetaron al bueno de Txutxi.

¡Pobre Txutxi! Le echaron una bronca y el error fue mío, que estaba intentando hacer un pase antes de coger el balón. Ya estaba Amancio en aquel equipo creo recordar, porque Di Stéfano andaba en el Espanyol.

Y le llegaron a sacar a hombros en el 66 tras perder una Copa con el Zaragoza.

Fue algo increíble, me di cuenta de la afición que teníamos, que sabíamos ganar y también perder. ¡Perder una final y que te saquen a hombros y te pongan una txapela! Pensé: esto no es normal. La afición me ganó ahí.

Ha vestido la camiseta del Athletic durante 614 partidos. ¿Se queda con alguno en especial?

En aquella época eran muchos. ¡18 temporadas! Es complicado elegir uno. Te quedas con algunos: cuando ganamos la primera Copa… esas finales te dan una satisfacción mayor porque la gente lo comparte más contigo.

¿Y el momento más duro? ¿La final contra Betis?

Me tocó tirar el último ´penalti. La ‘paradinha’ la hice por lo visto muy mal. Esnaola me adivinó el tiro y la agarró.

¿Con el paso del tiempo lo han recordado?

Sí. Hasta hace poco ha estado trabajando para el Betis, entrenando a los porteros. Los que están alrededor lo recuerdan, yo me lo tomo con mucha deportividad.

La final perdida contra la Juventus también fue dolorosa.

Era una final de UEFA, nos ganaron por el ‘golaverage’. Fue un momento triste, un año agridulce, porque jugamos muy bien toda la temporada. El gran Koldo (Aguirre) nos dirigió de maravilla los últimos años y sobre todo ese. El equipo disfrutaba muchísimo jugando y hacia disfrutar. Jugamos dos finales y fuimos terceros en la Liga, nos faltó la guinda de un título. En la UEFA merecimos más en el cómputo de los dos partidos, pero Bettega me hizo el gol. Lo remontamos, pero no fue suficiente.

Se enfrentaron ahí al gran Dino Zoff.

Su trayectoria es impecable, en actuaciones y resultados. Tuvo enorme prestigio, muy bien ganado en la Juve y la selección italiana. Actuó hasta los 40 y eso dice mucho a favor de él.

¿Llegó tan lejos por ser muy crítico consigo mismo?

Es importante ser autocrítico y tratar de superarte cada día. Aquí nadie nace y ya está. Puedes tener unas cualidades pero hay que perfeccionarlas. Tampoco tienes que flagelarte demasiado. Es importante eso y escuchar la crítica que te puedan hacer tus compañeros y los entrenadores.

Le define una palabra: sobriedad. Si eres sobrio minas al contrario.

Me enfrenté a delanteros importantes y no iba desencaminado. Me soltaban: ‘Te hago un remate y me la coges como si nada’. El aspecto psicológico en el fútbol también juega mucho. A tu equipo le das confianza si no te adornas, piensa que está bien defendido, y el contrario igual se lo piensa a la hora de disparar, tal vez se aplique más.

Al principio no se utilizaban guantes o eran de lana, hasta que vio a Banks.

Procuraba aprovechar los viajes que hacíamos al extranjero para, lo primero, ir a una tienda de deportes o un gran almacén de los que había principalmente por el Reino Unido. Iba a ver qué novedades había en material deportivo, especialmente guantes porque en Inglaterra se usaban unos de lana muy adaptados a la mano. Me fijé que Gordon Banks, que era uno de mis ídolos, un portero excepcional, jugaba con unos verdes muy ajustados y al final los encontré. Jugué una época con ellos y me duraron la tira.

¿Añora el viejo San Mamés?

Sí. Los exjugadores lo añoramos mucho porque allí hemos disfrutado del juego, la afición y todo. Queda para siempre. Estamos contentos por el nuevo campo, que está prácticamente en el mismo sitio que el anterior y es excepcional, pero me quedaré siempre con el viejo San Mamés.

Colgó los guantes un 12 de diciembre de 1979.

Le dije al entrenador que no estaba en buenas condiciones para seguir jugando porque tenía problemas en la espalda y mi flexibilidad no era la adecuada para continuar. Era Senekowitsch; se enfadó un poco, y la directiva también. Les dije que empezaran a contar con otro portero porque no estaba para demasiados trotes. Lo decidí y no me arrepiento. No puedes andar arrastrándote tus últimos años por esos campos de Dios.

¿Un día duro?

Si la decisión es tuya no supone tanto. El 31 de mayo me hicieron un homenaje. Fue inenarrable, emocionante... me hizo feliz. Luego seguí trabajando en el fútbol, entrenando a porteros, a equipos de infantiles, cadetes, más tarde el Bilbao Athletic... He estado ligado al fútbol para que no me asaltara esa nostalgia. Entiendo a la gente que lo deja y es muy duro sobre todo si la decisión no es suya. Cambia la vida completamente, de la rutina de entrenar a no hacer nada, según avanza el año siguiente se tiene que hacer doloroso.

La fiebre tifoidea estuvo a punto de truncar su carrera.

En el fútbol te puedes lesionar gravemente y se acaba todo. En mis tiempos una lesión de menisco muchas veces no se superaba. Te sobreviene un virus y se acabó. Salí adelante de milagro y seguí jugando cinco o seis años más a bien nivel.

En la despedida del viejo campo también se le vio emocionado.

Fue el culmen. No hay palabras para describir lo que sientes, que te den esa oportunidad de despedir San Mamés con 70 años, jugar con el equipo... Ya con sentir esa sensación aunque sea cinco minutos... creía que me iba a dar algo, tenía el corazón a mil.

También le han nombrado ‘ilustre de Bilbao’. ¿Le ilusionó?

Muchísimo, porque llevo aquí 55 años, en el Athletic, y en Bizkaia, 56. Me he sentido como en casa. Siempre me ha gustado Bilbao. Ahora es fácil presumir de esta ciudad. Los campos, las ciudades… los hacen la gente; y los bilbaínos y vizcaínos siempre me han caído bien, transmiten alegría, son cercanos y viven el Athletic como algo suyo, por eso siempre digo que este club es una gran familia.

Muchos le consideran un mito. ¿Se ve así?

Si te lo dicen, lo aceptas. Siempre se exagera un poco, cuando dejas el fútbol la gente tiende a mitificar las cosas. En mi interior intento no darle más importancia que la que tiene.

Antes eran más accesibles, ahora los futbolistas están endiosados ¿no?

Los medios audiovisuales están cada día con ellos y han cambiado todo, también a la sociedad. El jugador se protege, nosotros pisábamos la calle más, éramos un grupo de amigos y estábamos con las novias o las mujeres. No tienen nada que ver nuestros tiempos con los actuales.

Tiene un nieto y una nieta. ¿Hay madera ahí de crack?

Mi nieto tiene cuatro años, ya se pone un uniforme, se estira, le pega al balón y también juega a pala muy bien. Tenemos un zurdo ahí.

¿Vio llorar a Buffón tras caer en la vuelta de la repesca del Mundial?

Vi el partido desde el principio. Sabía lo que se estaba jugando y las imágenes eran muy ilustrativas. No me extraña que al final rompiera a llorar. Es otro grande.

El Balón de Oro parece vetado para los porteros. ¿Es injusto?

Es un eterno debate. Yashin lo tiene, era el mejor en su época. La gente admira más al goleador. Si te hacen un gol parece que te han hecho 30, que el delantero lo ha metido 30 veces. Influye en esas votaciones.

La ‘Araña Negra’ le marcó. Incluso imitó su aspecto con la indumentaria oscura.

Cuando estaba en el pueblo, lo veías, como te decía, en el NO-DO y era mítico, el representante de la URSS en ese momento, el deportista más nombrado en todo el mundo en el fútbol. Jugamos la final de la Eurocopa con la Selección y les ganamos. Me dio su camiseta porque se atrevió Paquito a pedírsela para mí. La tengo como oro en paño en mi casa. No olvidaré el detalle que tuvo en el homenaje que me hicieron en San Mamés tras batir el récord de Zamora de internacionalidades, con 47. Acudió junto con el propio Zamora, otro mítico portero. Los dos estaban considerados en su época los mejores del mundo. Les agradezco muchísimo ese homenaje.

Pudo visitar su tumba en Moscú.

Aprovechando que hace unos años fuimos a jugar a Moscú, ya que no pude acudir a su funeral, logré entregar un ramo de flores en su tumba, me emocionó. Suerte que se pudo grabar con la colaboración de gente de As.

¿Cómo gustaría que le recordasen?

Lo mejor que me suele pasar cuando voy por la calle es que me reconozcan y me digan lo que han disfrutado viéndome jugar. Hemos jugado para esto. Dentro de las presiones que tienes disfrutas con lo que haces en tu estética, paradas, desvíos, arrojo y errores.

¿Y cómo fue el acceso al vestuario de la Selección? Se estrenó con 21 años, muy joven, ante Irlanda en el 64.

Me recibieron muy bien. Zoco me solía llamar benjamín. Era el más joven. Hice grandes amigos y sigo manteniendo ese trato con todos. Alguno nos dejado hace nada como Rivilla. Y Lapetra, Zoco recientemente... Debutar ganando a Irlanda en Sevilla y convenciendo ayuda a seguir jugando y manteniendo la amistad con aquel grupo de grandes jugadores.

Aquella Eurocopa fue histórica.

Había un equipazo: Suárez, Pereda, Amancio, Lapetra, Fusté… jugadores, sobre todo en ataque, increíbles. Y Marcelino, claro.

¡Es el único portero del Athletic que ha ganado el Zamora en los últimos 70 años!

Sí, fue un gran logro. Lo conseguí en el 70, que fue fantástico para el equipo.

En aquella época estaban el argentino Carrizo, Yashin, Mazurkiewizc en Montevideo, el mexicano Carvajal, Albertosi en Italia, el checo Viktor, el yugoslavo Curkovic o el particularísimo Manga, portero brasileño de Club Nacional de Football…

Y no olvides a Sepp Maier. Estaban surgiendo nuevos porteros. Todos esos eran fantásticos. Con Viktor estuve en la selección UEFA que jugó contra Brasil en Barcelona, en un partido que organizaba UNICEF. De todos ellos, me quedo con Banks.

Alcanzó 49 partidos como internacional cuando no era tan fácil sumar entorchados.

Al año podías jugar tres o cuatro partidos, en la actualidad los compromisos de la Selección no tienen nada que ver, pero el mérito de los de ahora es el mismo. El récord de Zubizarreta está ahí.

¿Qué nivel de porteros ve ahora?

Excelente. Hay porteros con mucho nivel, se trabaja mucho, específico, y se ha visto una evolución brutal. Ahora son más futbolistas, porque hay que adaptarse a las nuevas reglas, el portero de ahora es el nuevo líbero. Además de parar tiene que saber actuar en esa faceta y debe ser futbolista.

¿Y en Lezama? ¿cómo ve las cosas?

Estamos contentos del nivel que tenemos, hay muy buena proyección, se trabaja con ellos y aquí a los chavales les gusta jugar de portero.

Una última: ¿le gusta el VAR?

No soy enemigo de las nuevas tecnologías si no entorpecen, si miden bien los tiempos. Si no paran los partidos serán bienvenidas, que no pase como en baloncesto, que hay tantos parones, con todo el respeto del mundo al baloncesto. Hay partidos y finales que se han decidido de forma errónea por no tener acceso a esos avances. En el Mundial de Inglaterra, en el que estuve, la anfitriona ganó por un gol que no sabemos si entró, igual no lo hizo. Luego hicieron otro, pero eso le llevó a la victoria.

Resumen Jor.12ª: Athletic Club - Villarreal CF

Fuente: www.athletic-club.eus

Unión

Artículo publicado por Julen Guerrero en el diario El Correo el 18//11/2017


Dos semanas han pasado desde el último partido de Liga en Vigo. La manera en la que se perdió frente al Celta, la situación clasificatoria y, sobre todo, la dinámica del equipo nos han dejado 15 días con un regusto amargo. Normalmente, estos parones suelen traer diferentes consecuencias, dependiendo del momento en el que se encuentren los equipos. El del Athletic ha llevado a hablar de muchos temas que se mueven alrededor del club. Cuando las cosas parecen no funcionar se buscan causas que argumenten los pobres resultados a lo largo y ancho de todo de todo el sistema.

Pero bien haríamos todos en centrarnos en el principal y único objetivo de este fin de semana, la victoria. Sin darnos cuenta los días han ido pasando y poco o nada se ha hablado del rival, el Villarreal. Un equipo que desde la llegada de Calleja al banquillo no conoce la derrota en Liga, con una dinámica totalmente opuesta a la del Athletic, y que ha sumado 13 puntos de los últimos 15 disputados.

El cambio de sistema propuesto por el nuevo entrenador, 1-4-4-2, con un rombo en el centro del campo -qué grandes recuerdos me trae ese sistema-, ha sido asimilado por sus jugadores a la perfección desde el primer día. Es un equipo muy bien situado tácticamente, con mucha paciencia en la circulación de balón, pero que sobre todo tiene mucho peligro con espacios a la contra por las características de sus delanteros Bacca, Bakambu y Sansone.

Estos jugadores estaban en un gran momento de forma y confianza antes del parón. Bakambu, con ocho goles en la Liga, es el máximo goleador. Bacca, aunque de momento solo ha marcado tres, quizá estaba pasando por su mejor momento desde su llegada al Villarreal. Y Sansone, también con tres tantos en su haber, es un jugador eléctrico y muy vertical que puede salir de inicio o ser un gran revulsivo a lo largo del partido, dependiendo de cómo vaya el encuentro.

Cuando la coyuntura no te es favorable, habrá que tirar de histórico. Desde que el Athletic inauguró el nuevo San Mamés, el Villarreal ha disputado cuatro partidos ligueros y en ninguno de ellos ha conseguido la victoria, con tres derrotas y tan solo un empate. Tampoco en Copa han sonreído los amarillos, que fueron derrotados en los octavos de final de la temporada 2015-2016 por 3-2.

Con estos preliminares y datos que nos presentan la situación de ambos clubes, hay que afrontar el encuentro. Sin ser una situación dramática, ni mucho menos, lograr los tres puntos traería tranquilidad y confianza, y evitaría que la situación se pudiese complicar.

Aclarar que unidad y unicidad no son lo mismo. En la unidad existe la divergencia de pensamiento. Esas diferencias en torno a la realidad del Athletic son positivas en tanto que mueven al club, lo convierten en un ser vivo. La unicidad, la cualidad de lo único, mata lentamente.

Ahora bien, esas diferencias de criterio, que ayudan al club a cuestionarse a si mismo, deben quedar al margen mañana cuando el árbitro pite el inicio del partido. Cuerpo técnico, jugadores y afición tienen que sentir que la unión de esfuerzos entre todos es la que nos puede acercar al éxito.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Monopoly rojiblanco

Artículo publicado por Josu Segovia en www.cadenaser.com el 16/11/2017


Es una edición exclusiva de Monopoly que incluye características diferenciadoras de las versiones normales del juego, como las casillas, que en vez de calles son momentos históricos y lugares emblemáticos del equipo rojiblanco como San Mamés, Lezama, la primera Liga, el equipo femenino, etc. Asímismo, las casas y hoteles se convierten ahora en gradas y estadios.

Las casillas 'Paseo del Prado' y 'Paseo de la Castellana', las más caras en la versión tradicional son aquí el escudo actual (400M) y la bandera (350M), las más baratas, justamente, el primer emblema e imagen del club rojiblanco.

Nada más anunciarse su lanzamiento, cientos de aficionados han contactado con la empresa distribuidora para saber cómo pueden hacerse con él, algunos de ellos de lugares tan lejanos como Japón, Australia o Estados Unidos. Y es que ya se sabe que el Athletic tiene incondicionales repartidos por todo el mundo.

Monopoly Edición Athletic Club está ya disponible en jugueterías, grandes superficies, tiendas online y, por supuesto, en las tiendas oficiales del Club. Para celebrar su lanzamiento, Mr. Monopoly hará un hueco en su apretada agenda y estará los días 19 de noviembre y 2 de diciembre en San Mamés para animar a los leones.

lunes, 13 de noviembre de 2017

El homenaje de Williams a sus padres y a sus raíces

Artículo publicado por Ainara San Cristóbal en el diario El Mundo Deportivo el 13/11/2017


Foto: Aiol

La incompatibilidad de agenda con Óscar de Marcos, su aliado, impidió a Iñaki Williams llevar a cabo el bonito plan que tenía para las vacaciones del pasado verano. Pero solo supuso un retraso. La Pantera está decidida a cumplir un compromiso que adquirió con la ciudad de Ghana donde se conocieron sus padres. En cuanto le sea posible, se desplazará allí con una ONG para ayudar a la gente que “lucha cada día” como en su día hicieron sus padres para darle un futuro mejor. Un viaje pendiente a sus orígenes.

El delantero rojiblanco tiene siempre muy presentes sus raíces. Todos los sacrificios que han hecho Félix y María, sus progenitores, para sacar adelante a Iñaki y a su hermano, Nicholas, que también progresa en la cantera de Lezama. Se conocieron en un campo de refugiados cercano a Accra, la capital del país africano, donde la madre había llegado huyendo de la guerra civil que se estaba viviendo en su Liberia natal. Desde allí decidieron emprender juntos su viaje a Europa, y allí es donde Williams quiere ir a arrimar el hombro en homenaje a ellos.

La Pantera, en una conversación con MD, explica cómo las circunstancias frustraron el desplazamiento que estaba organizando junto a De Marcos en verano. “El tema del Europeo nos trastocó los planes, porque él tuvo vacaciones en la época que yo estaba en el Europeo y luego, cuando tenía yo, ellos ya empezaban la pretemporada”. Tendrá que ser en otro momento, pero el plan sigue en pie. El delantero tiene claro que “es un viaje que tenemos pendiente y ojalá el verano que viene podamos disfrutarlo y podamos ir allí a ayudar a toda la gente”.

“Se lo debo todo a ellos”

Confirma que el destino es “Ghana, la ciudad de mis aitas, donde está toda mi familia, intentaremos buscar las necesidades que se puedan encontrar allí e intentar echar un cable”.

Williams, gracias al sacrificio y a la valentía de sus padres, es hoy día un triunfador. A sus 23 años, se ha convertido por méritos propios en uno de los jugadores referencia del Athletic. Puede presumir de haber debutado como internacional absoluto con la Roja de Julen Lopetegui. Y varios clubes importantes a nivel europeo han seguido y siguen muy de cerca sus pasos. Pero Iñaki, como le han enseñado Félix y María, tiene siempre muy presentes sus raíces: “No hay que olvidar de dónde vienen tus padres, gracias a ellos estoy aquí, se lo debo todo. Ellos han dado todo lo que tienen en la vida por mí. Intentar ayudar a toda esa gente que se lo merece, que lucha día a día para sacar a su familia adelante, no está de más”.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Entrevista a Fito Cabrales

Entrevista publicada por A. Mérida / G. Pose en www.as.com 12/11/2017


Foto: Iñaki Andrés

...

¿A quién rezaría Fito, a Diego Armando Maradona o a José Angel Iríbar?

Si rezo a alguien es a la Virgen de Begoña que para eso soy de Bilbao. Le diré que cualquiera de los dos se merece una oración. Pero eso sí, Iribar es algo muy grande.

¿De dónde le viene la fascinación por Iríbar?

No soy de naturaleza muy mitómano, pero si me piden un nombre siempre diré Iribar, porque es la leyenda, es un mito. Hasta el punto de que puedes hablar de Iribar sin tener ni puta idea de si era bueno, si salía bien o no, pero son leyendas de nuestro fútbol y se te queda grabada en la mente. Hay fotos de Iríbar que le han inmortalizado.

¿El formato de cantera propia de un equipo como el Athletic tiene fecha de caducidad?

Creo que es lo único que nos salva, a lo que nos tenemos que agarrar. Porque ya no vamos a ser campeones de Liga, ya no podemos competir al mismo nivel que otros grandes. Pero no hace falta ganar Ligas. También el fútbol significa muchas otras cosas. Con estar al borde de una clasificación, para nosotros ya está la fiesta montada. Y eso es maravilloso. Por eso quitar la identidad de algo que no tiene nadie más, sería un grave error.

En los años ochenta, en plena reconversión, vivieron los dos años más gloriosos.

En aquella época no vivía en Bilbao porque mis padres entonces estaban en Laredo, pero viví esas dos Ligas de una forma maravillosa. Eran tiempos duros. Era una ciudad muy industrial y aquel éxito fue increíble. Había un amigo mío que decía: ¿Sabes por qué las aceras de Bilbao son tan estrechas? Porque son únicamente para ir a trabajar, no son para pasear. Ahora Bilbao ha cambiado y tiene aceras grandes para pasear. Sin embargo, y aunque logísticamente está muy bonita, da la sensación de que está un poco vacía, de que no suceden muchas cosas. Los ochenta fue una época de efervescencia. Estaba saliendo todo a la calle, sucedían cosas interesantes en una ciudad fea. Ahora es más bonita y suceden menos cosas.

Entonces Javier Clemente era el gran héroe. Luego cambiaron las cosas.

Pero creo que a Clemente se le quiere mucho en Bilbao. Hay gente que le tiene cruzado, pero en general allí se le quiere.

Está el Athletic pasando una racha complicada.

No se preocupe, seguimos en Primera.

...

Resumen Jor. 9ª: Athletic Club - Sevilla FC

Fuente: Canal YouTube TVAthleticClub


viernes, 10 de noviembre de 2017

15 años del insólito 'empate de los hat-tricks': ¿quién se llevó el balón?

Artículo publicado en marca.com el 10/11/2017

El 10 de noviembre de 2002 tuvo lugar en el Vicente Calderón uno de los partidos más curiosos en la historia de Primera División, un Atlético 3-3 Athletic en el que solo hubo dos goleadores: José Mari y Urzaiz.

Solo había tres precedentes en la historia de la Liga en la que un partido acabó en empate gracias a dos tripletes. Un Atlético de Madrid-Oviedo del campeonato 34/35 en el que Eticegui y Lángara fueron los únicos goleadores; un Oviedo-Atlético de la 45/46 en el que los autores de los tantos fueron Herrerita y Óscar; y un Oviedo-Deportivo con Sara y Royo como protagonistas.

En total han sido 14 los partidos de Primera División que desde 1928, año del primer campeonato, han tenido un goleador por cada equipo que haya marcado tres o más goles:

27/01/35 - Atlético 3-3 Oviedo - Elicegui y Lángara

14/01/ 40 - Athletic 7-5 Barcelona - Fco. Gárate y Pascual

04/01/42 - Real Madrid 6-4 Real Sociedad - Alday y Bidegain

03/10/43 - Real Madrid 3-5 Sevilla - Barinaga y Campanal

09/04/44 - Valencia 5-4 Athletic - Mundo y Duque

07/10/45 - Oviedo 3-3 Atlético - Herrerita y Óscar

31/10/48 - Barcelona 4-3 Valencia - César y Segui

19/04/53 - Oviedo 3-3 Deportivo - Sara y Royo

11/09/55 - Murcia 5-4 Deportivo - Gallardo y Paliño

29/03/58 - Real Madrid 5-3 Valladolid - Di Stefano y Badenes

15/03/59 - Sevilla 3-4 Las Palmas - Antonet y Macario

21/03/98 - Salamanca 5-4 Atlético - Popescu y Vieri (4)

10/11/02 - Atlético 3-3 Athletic - José Mari y Urzaiz

Athletic, el bueno viene por detrás

Artículo publicado por Dani Garrido en el diario As el 10/11/2017

Kepa y Lezama. En los 80 el derecho de retención hizo que grandes futbolistas del Athletic no salieran del club, por ejemplo Urtubi, con ofertas formales del Real Madrid. Otros como Alkorta tuvieron que salir en contra de su voluntad. En los 90 apareció el mejor jugador que los leones han tenido post Ligas: Guerrero. Pese a que recibió ofertas de todos los grandes de Europa, el capitán se quedó para siempre, y se convirtió un símbolo y bandera de amor por el Athletic. Incluso Urzaiz decidió salir, lo comunicó y después reculó. Todo tipo de casos. Los tiempos han cambiado. Puede que Kepa sea el siguiente en salir, en enero puede negociar. Está en su perfecto derecho, es simplemente una elección profesional. Hubo un tiempo en el que los mejores jugadores vascos anhelaban recalar en Bilbao, hoy un puñado de enorme calidad declinan: Javi Martínez, Herrera o Llorente como recientes salidas, Monreal ha dicho no varias veces, Azpilicueta con demasiado cartel, Oyarzabal e Iñigo Martínez fueron tentados o Merino que prefirió al Newcastle. Merece un análisis. El Athletic ha realizado un enorme esfuerzo económico para mantener jugadores que ha criado como personas y como jugadores, casos de Williams o Laporte. De todas formas el seguidor del Athletic cree ciegamente en Lezama, tiene razones para hacerlo, siempre dice que el bueno es el que viene por detrás. Si Kepa se va, el que viene también tiene futuro Unai Simón. Se retiró Iribar y el Athletic siguió con la cabeza alta.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Yeray recibe en Zalla el trofeo 'Corazón de León'

Artículo publicado en el diario Deia el 08/11/2017


Yeray recibe en Zalla el trofeo 'Corazón de León' (Borja Guerrero)

El jugador Yeray Álvarez ha recibido este miércoles el XIV Trofeo 'Corazón de León' que otorga anualmente la Peña Athletic Club de Zalla a los futbolistas del primer equipo rojiblanco "que más se identifican con los valores que representa" el club bilbaino.

El defensa, que hoy ha anunciado en Lezama que se encuentra "ya prácticamente en la recta final" de su recuperación del cáncer testicular del que recayó en junio, ha estado acompañado en el acto por el contador de la junta directiva del Athletic, Alberto Uribe-Etxebarria, y el exfutbolista José Mari Argoitia.

Yeray sucede en el palmarés de este premio a Julen Guerrero, Carlos Gurpegi, Joseba Etxeberria, Isma Urzaiz, Fernando Amorebieta, Javi Martínez, Andoni Iraola, Iker Muniain, Aritz Aduriz, Ander Iturraspe, Gorka Iraizoz y Aymeric Laporte, ganador de la pasada edición.

Además, en la temporada 2008-2009 se produjo un empate en las votaciones entre Fernando Llorente y Armando Ribeiro, por lo que la organización decidió otorgar sendos trofeos a ambos futbolistas.